Por supuesto que es posible de Belén Reyes

Por supuesto que es posible
pegarse un tiro
volverse loco
olvidar de golpe al ser amado.
Arrancarse el alma
vivir muerto,
follar por follar
beber con asco.
Es posible todo y no hay límites.
Descojonarse de risa en un entierro.
Criticar a la familia en un bautizo.
Casarse porque el chico es muy muy majo.
Es posible que la vena pida a gritos
otro pinchazo más
otro milagro.
Es posible meterse a puta un día
para comprarle al hijo unos zapatos.
Es posible matar en circustancias…
axfisiarse en un beso,
rezar acariciando el cuerpo amado.
Es posible todo y no hay límites.
Lo imposible es que haya gente que aún merienda
su mentira de pan con “miermelada”,
su leche calentita y sus dos valium.