La vida igual que el golf

Sólo es para el burgués.
Y los demás sabéis que sin jugar
Siempre perdéis… Pero entendéis
mucho más que ellos “de palos”.
La vida igual que el golf
Un imperfecto swing.Y la esperanza
se nos pierde en el rough del desencanto.
La vida igual que el golf,
un bunker de nostalgia y a salir
elevando la tierra hasta los labios.
La vida igual que el golf,
tú ya dentro del green…
Y el green..
el green mi corazón bien pateado.
La vida igual que el golf..
Un lento caminar …
Y un hoyo a lo lejos Esperando.

Desnatada

Estoy al borde de ser borde,
me lo noto.
El precipicio crece
estoy cansada.
Estoy al borde de ser borde
estoy a punto
de nieve, mucha nieve.
Estoy helada.
Estoy al borde de ser borde
y duele mucho. !
Dios mío hazme mediocre.
Estoy cansada,
de apostarme la vida a cada instante,
de ir desnuda y verter
en todo el alma.
Déjame que me quede aquí en el medio,
envuelta en celofán, bien razonada.
Dame mesura Dios,
dame mesura,
mesura chapucera y cotidiana.
Hazme mediocre, Dios hazme mediocre.
En vez de corazón, una ensaimada.
Y el alma en tetrabrick para que dure…
Ten compasión
y hazme desnatada.

Es lo mismo

asomarse a un pecho
que a un abismo
Parecido
haber sido amado
que haber sido herido.
Semejante
el aulllido de un lobo
y el de un amante.
Es lo mismo
asomarse a un pecho
que a uno mismo…

Letanías del amante con el corazón roto

(Conviene recitarlas inmediatamente después del siniestro)
Y PARA MATIZAR LA SALVAJADA
no te perdono nada, nada, nada.
Y para matizar el holocausto
me has dejado en el alma mucho asco.
Y para matizar la puñalada
que le llenes de herpes a tu amada.
Y para matizar esta agonía
te parta el corazón tía, tras tía.
Y para matizar esta riada
que te encharquen la vida de putadas.
Y para matizar este siniestro
a partir de este verso eres un muerto.

Sólo suena tu nombre

Mi cuerpo es un silencio con forma Que respira.
Sólo te veo a ti Surges en todo.
Me pierdo en esta casa que me grita.
Voy buscando rincones escondidos
Para pensarte a brotes Y que nadie
Te vea en estos ojos.
Y lloro porque quiero Y me desata
Este nudo de sed de tu mirada.
Y lloro y me hace bien Llorar…
Llorar contra la almohada.

Sólo suena tu nombre.
La noche se va abriendo Como una oscura herida.
El deseo me mira como un loco
Rebuscándome entera tus caricias.
Tu cuerpo es una luz intermitente
Que me ciega y me salva de repente,
Tenerte y no tenerte.
Y lloro porque quiero Y me desata
Este nudo de sed de tu mirada.
Y lloro y me hace bien Llorar…
Llorar contra la almohada.

Mi deseo eres tú Se lo confieso
A la luna que hay en mi ventana.
Crece la noche, crece..
De tu amor inflamada.
Correría hacia ti Yo correría
Como un puñal de luz
Rasgando madrugadas.

No me siento flex

me suenan muchas cosas
Cruje todo el somier
que sostiene mi historia.

Que soy sólo una sed
de unos ojos. Y estorba
la noche y el cassette
que suena en mi memoria.
Soy sólo una mujer
dilatada y sin horma.
Cruje todo el somier
que sostiene mi historia.

Ser poeta a pelo

sin preserva-libro.
Publicable orgasmo,
publicable hechizo.
Ser poeta a pelo,
ser poeta a gritos.
Sordos corazones
rimando este sino.
Pasar por la piedra
de un jurado altivo.
Ser poeta a pelo
sin preserva libro.

Antagonistas

El amor es como dos piezas dentarias.
Cuando una se va…
la otra se descuelga se descuelga…
de la encía de la vida va y se desengancha.
Poco a poco y puerilmente,
inútilmente sube o baja.
Hasta llenar el hueco que dejó su antagonista,
hasta besar el espacio que ocupaba.

Las demás relaciones ya son prótesis
para cubrir la estética del alma.

Debería existir algún seguro

Debería existir algún seguro
igual que los de vida, o los del coche,
a los de a todo riesgo.

Debería haber:
seguro de que me llama,
seguro de que siente,
seguro de que me ama,
seguro de que vuelve.

(…¿Sería un poco raro asegurar
sus manos en mi pecho,
sus ojos en mis ojos,
su voz en mi silencio…?)

Si Dios es Abogado
¡y el mejor!

Si tiene miles de oficinas en el cielo,
no sé cómo no se pone
y cualquier día
se lía a hacer seguros.
¡Fuera el miedo!

El miedo a un siniestro total
si nos chocamos,
el miedo a que se queme nuestro pecho,
el miedo a que nos roben la esperanza,
el miedo a tener miedo.
El miedo a una riada de tristeza,
el miedo a que se muera un sentimiento,
el miedo a que te den un golpe bajo,
el miedo a que te timen con un beso.
(…¿Sería un poco raro asegurar
una muerte digna,
un manantial de amor,
una galería de recuerdos…?)

Debería existir algún seguro
que cubriera todos estos riesgos.

Por supuesto que es posible

Por supuesto que es posible
pegarse un tiro
volverse loco
olvidar de golpe al ser amado.
Arrancarse el alma
vivir muerto,
follar por follar
beber con asco.
Es posible todo y no hay límites.
Descojonarse de risa en un entierro.
Criticar a la familia en un bautizo.
Casarse porque el chico es muy muy majo.
Es posible que la vena pida a gritos
otro pinchazo más
otro milagro.
Es posible meterse a puta un día
para comprarle al hijo unos zapatos.
Es posible matar en circustancias…
axfisiarse en un beso,
rezar acariciando el cuerpo amado.
Es posible todo y no hay límites.
Lo imposible es que haya gente que aún merienda
su mentira de pan con “miermelada”,
su leche calentita y sus dos valium.

Muere la tarde detrás de mi ventana

Suena y sus ruidos me hablan de Madrid.
Temo a la noche que ronda esquizofrénica,
Como un sereno loco que no me quiere abrir.
Los coches muy sumisos como perros de chapa,
Esperan a sus dueños dispuestos a vivir..
El camino de siempre, el recorrido idiota,
De la casa al trabajo…(Hoy me acuerdo de ti).

Tengo un dolor muy nuevo que va estrenando heridas.
Mi cerebro, una esponja. Mi corazón, un clip
Que sujeta mi cuerpo y lo arrastra a tu vida.
Tengo un nudo en los ojos de enredarlos en ti.

Llevo treintiseis años viviendo

Llevo treintiséis años viviendo
y me parecen tan sólo unos segundos.
Aún no sé respirar,
aún me nutre
la misteriosa arteria de la vida.
Respiro sin pulmones el Misterio.
-Aún no saben que vivo-.

Todavía no he llorado.
Me agitan y me azotan y no lloro.
No sé decir ni una palabra.
Pero me da por escribir
en esta incómoda postura,
desnuda me balanceo boca abajo.

Me sostiene un brazo razonable (el sistema),
que explica imbecilmente mis segundos:
-Ahora ha de llorar porque le duele,
-ahora ha de vivir como todo el mundo,
-¡ahora ha de mamar la leche que yo mande….¡
….Yo no quiero nacer en este mundo.

Como vereis
no llevo treintiséis años viviendo
sino tan sólo treintiséis segundos.

En mi casa vivían magrebíes

En mi casa vivían magrebíes.
Se fueron sin pagar, dice el casero.
La portera me paró en el descansillo:
-qué bien que hayas venido, tú no sabes..
lo guarros que eran estos moros.
Vivían un montón y entraban y salían,
recogían muebles de la calle,
no sabes que trajín tenían..
Y como no tengo nada que hacer,
mas que poner cara de que voy con prisa…
Me despido educadamente de la gorda portera
… Y pienso. Pienso mucho porque es gratis
y se me da de perlas. …
Yo también tengo muebles recogidos en la calle.
Pelusas por el pasillo.
y me siento extranjera.
Vivo sola,
pero tengo un trajín de gente dentro,
donde el pecho.
Pienso…
cojo una manzana y mientras muerdo el mundo…
sueño con una bonoloto, en lo que haría…
invitarle este verano a la portera
a un paseito en patera.

Y se sabe lo otro

lo que nunca se dice.
Que Dios tiene un amante,
que mi amante, varices.
Que Hussein es guapo.
Que el dolor es un chicle,
que se mastica a solas
(menta que pica y tiñe).
La Pitita Riduejo
se lió con la Virgen,
a cambio de un milagro
publicable y vendible.
Mi madre y su juanetes
mi padre y sus deslices.
Y se sabe lo otro lo
que nunca se dice.
Lo que gusta en la cama
lo que gusta en el cine.
Los verdes sin un verde.
Los yupis y sus tripis.
Los de derechas follan
para reproducirse.
El santo sacramento,
jugar al golf con Quique.
Descapotables mentes…
Yo tengo un golfo sprinter
que me pone a 200…
Lo que nunca se dice,
que hay cosas en la vida
que son incompatibles,
como amar y ser justo.
El razonable infringe
el arte y la pasión.
Se puede hacer un chiste,
un hijo y una casa,
un monumento triple.
Se puede hacer un muerto
un verso o un tabique
nasal, que nos separe
el oxígeno vírgen.
Se puede hacer incluso
hasta lo que usted dice
apuntándome al pecho,
aunque el Juez dictamine
que no me resistí,
violación con matices.
Y se sabe lo otro
lo que nunca se dice.

La broma de quererte

Ya asimilo la broma de quererte.
Me crecen por los pechos carcajadas….
No fué ni en 28 ni en diciembre,
y tu cuerpo me dió la inocentada.
Quisiste darme luto y no la lata,
y metiste tu altiva y seria pata.
Tu desdén es un perro que no muerde.
Y tu recuerdo, un chiste
corto y
verde.

Ya asimilo la broma de quererte.

Gloria Fuertes que estás en los cielos

Gloria Fuertes que estás en los cielos
Con el Dios del anciano del parque,
con el Dios que tejiste en tus versos…
Con el dios que te hizo payaso
Gloria Fuertes que estás en los cielos…

Gloria Fuertes que estás en los niños
En los hombres y mujeres del pueblo.
Gloria Fuertes que un mes de noviembre
Te escapaste sin boli y cuaderno.
Gloria Fuertes que estás donde Philips
Donde Chelo, Asunción y otros muertos
Gloria Fuertes que ya sabes todo
Lo que pasa después del silencio

Gloria Fuertes que estás en mi vida
Te has llevado un buen trozo del pecho.
Gloria Fuertes que estás donde sea..
No me basta la voz del recuerdo…
Yo te quiero en tu casa y tus cosas
Con un wiskhy un pitillo y un verso.

SIN TÍTULO

Sucede que mi boca es una herida
Los ojos de las monjas son medallas.
Mirando al mar de espaldas a la vida.
La espuma es una novia destrozada.

Sucede que es muy tarde para todo
Los niños saben cosas y se callan
Mirar el mar sin ti, me da tristeza.
Soy la costra de un sueño, si me levanto sangro.

Sucede que me duele aquí, en la tinta.
La radio tiene manos y te abraza.
Tengo que irme ya, me necesito.
Copular con la luz de sombras me embaraza.

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE MERCURIO

Yo sé que es vida esto que se mueve
entre estas venas rotas y cansadas.
No hay célula que tienda a resistirse.
No quiero ser inmune a nadie, a nada.

Yo sé, porque me duele cuando escribo,
que Amparitxu se acuerda de Celaya.
La poesía es un arma cargada de mercurio,
a casi todo el mundo se le escapa.
Y no sé por qué insisto en estos tiempos,
se nos van los poetas en silencio,
y luego el homenaje-navajada.

Hago trenzas de versos, me despeino.
Cuando se hace un milagro hay que dar caña.
Yo sé que es vida esto que se mueve
entre estas venas rotas y cansadas.
La poesía es un arma cargada de mercurio,
—hay una minoría que la atrapa—.
Los demás que se apañen con la nómina,
con el vídeo, la coca, o la esperanza.