Donde las armas tuve más a mano de Luis de Camoes

“Tomou-me vossa vista…”

Donde las armas tuve más a mano
cautivo me tomó vuestra mirada:
que de buscar defensa a la emboscada
de vuestros ojos, el empeño es vano.

Para triunfo más pleno y soberano,
ver esperásteis mi razón armada;
inútil fue, pues cosa es demostrada:
contra el del Cielo no hay poder humano.

Pero, magüer os haya garantido
vuestro destino excelso esta victoria,
reparad que bien poco os ha servido:

Si en verdad Vos me hallasteis preparado,
Vos en vencerme a mí no lleváis gloria:
la llevo yo por ser de Vos vencido.

Versión de Carlos López Narváez