Poemas de la Habana

Ella no regresará jamás.
Un día, tu reconocerás su mundo inhabitable,
verás cuadros oscuros pintados por un amigo sin nombre,
el mismo que te dará libros y fotos.
Luego aprenderás a leer
o a aprenderte las palabras de memoria
que es como leen los niños al principio …

Respuestas para vivir

Hasta aquí he leído a Juana Borrero y me siento
antigua.
Y mis piernas tienen miedo de correr.hacia tus ojos
cuando el retrato de mi presencia llora señales
nefastas.
Llegan las vacaciones donde nunca pude haber sido
el universo
y quedaba en el modelo del milagro,
mientras las fiebres me volvían inocente…

Breve beso de la espera

Su nombre ya no me es más familiar
El camino ya no es aquel
El de la ausencia
La muerte perdió su sutilidad
de virgen serena
Me arrancó de un piñazo
el vendaje de los ojos
Mis pestañas abiertas
al recuerdo del exquisito
Esclava de un agujero de eternidad

Cuerdas para el lince

Lince de fin de siglo azotador de mis cachivaches
Mentirosa y mecánica voy esparciendo estrellas
para el destello inseparable de las palomas
para empañar descalzos la huella de su barrido
suspiro de lince en la hazaña y en el ritual
¿Que haremos…

Crece

Crece el sueño
te has convertido en árbol
de las ramas gotea miel.

Crece el silencio
el poema es la noche
que te brinda un portal.

Crece la lluvia
apenas me mojo
dentro de tu cuerpo.

Crece la luz
tú eres su reflejo
sobre mi vestido.

Crece la respiración
y nos volteamos desnudos
en la sombra.

El pecador

Escribí en papel de cartucho tu nombre y tus apellidos
lo enrollé y lo amarré con pelos de mi pubis
luego lo molí y lo mezclé con mieles y sudores
no olvidé el buche de café que dejaste en la taza
debí haber agregado un poco de tu semen
de esas gotas que aparecen al otro día
en mis nalgas o en mis encías.
Unté de toda esa crema a mis pezones y a mi clítoris
hice un pase de magia y recé toda la vida.
Pero tú no has vuelto
y menos
tú en mí no te has derramado.

Castidad, castidad

Castidad, castidad, qué de crímenes
se cometen en tu nombre.
-Jaime Gil de biedma.

Yo nunca fuí casta
regodearnos con el sexo es una hipocresía riquísima
no lo niego
pero yo nunca pude ser hipócrita yo voy al grano
directa y sin límites
sólo las sosas se las dan de interesantes
yo soy inteligente
por eso cuando quiero un hombre no lo pido con melindres
le voy p’arriba y lo asalto y me le aferro
pero por eso también he tenido poca suerte
porque ellos se cansan rápido de las puticas ladillosas
Yo nunca fuí casta
en cuanto cumplí la edad de la pubertad
cuidé mi cutis restregándome con los machos
ni un granito me salió por exceso de masturbaciones
yo a decir verdad no andaba creyendo en virginidades
yo me crié en la calle al garete
y mi sexo iba conmigo
Yo nunca fuí casta zorra sí
nadie me enseñó la malicia yo nací con ella
muy temprano empecé a latir y no masacré mi ritmo
Yo nunca fuí casta ¿para qué sirve ser castos?
Si aunque sea con terror temblando de precauciones
amarnos es lo único que nos queda.

Todo para una sombra

fragmento

Estamos equivocados,
nunca fuimos iguales,
tú eres terco y yo dócil.
Hay que penetrar,
hay que adentrarse demasiado
en lo que insinúas,
pero esta es una manera de perderte.
El secreto es no tratar de que te quedes.
No somos iguales, poema,
tú abandonas, yo ardo.

Historia de hoy

Sin gran habilidad sin pensarlo pusimos el mantel en la arena
Accidental yo exclamé de triunfo y tu punta me iluminó por dentro
Como toda muñeca de porcelana puedo rajarme mañana
terminárseme la cuerda y conectar la soga de la ahorcada
No todo fue de pronto al rato yo tenía ganas de cantar
Me asustó la caricia esperaba un latigazo
Tú nunca dejarás de criticar mis disparates cultos
Estoy convencida de que los amores del uno para el otro
son sólo orgasmos de celuloide
y no soy de las que colocan la vida encima de la coqueta
yo prefiero soplar sobre tu pene un pétalo de rosa
mientras tú conduces el auto hacia lo efímero
Es raro hasta ayer yo me creía extraordinaria
y hoy supe que soy gravemente bella
Ya sé no lo prepitas tu concepto de hermosura es otro
es la base conceptual de nuestro extinguidor de sueños
¿Qué podrá ocurrir si en pleno esplendor nos separamos?
Ya vuelvo con las maniáticas consideraciones femeninas
de provocar la caída en lo más alto del vuelo
No quiero prometer que te besaré el pecho a la mitad del camino
porque los tiros al blanco estrujan toda infinitud
La pedrada no puede ser ni antes ni tardía
Y que no haya descalabros en tus misteriosos excesos masculinos
Es sólo el día de hoy
¡Y tantos argumentos en favor de nuestro fuego!
Es el tesoro de sonreírnos juntos
Enamorarse y lamentarlo es un lujo del futuro
un mínimo arte de salón
Despidámonos exclusivamente para el regreso
Ves no me acumulo ni me dosifico
por primera vez aspiro a ser linda y exacta
no digamos ya irresistible
pero sólo por hoy no te apresures.

Los espacios imaginarios

Nos nombra
y asistimos al escondite,
al inexistente elemento.

Nos piensa indiferente,
jugamos con su insinuación,
exorcizados.

Nos escucha,
nos pide el cuerpo,
nos devuelve nuestra sombra en mármol.

Ya somos las estatuas del aire.

Nunca antes de la fiesta

A Horacio Oliveira

Te dije nos veremos y no ocurrió,
tú tenías tu piel enferma de vida.
Hay copas manchadas y ceniceros sucios
que también son el amor el recuerdo.
Pero estoy sin gatos en esta ciudad
donde prometimos encontrarnos,
estoy sin poemas
sin necesidad sin mar.
No hay invitaciones,
tanto que me gusta envejecer en los cines.
Te dije nos veremos,
yo con mi vida saludable de piel.
Hay canciones que te estoy buscando sin parar,
algún jazz algún Mozart,
algún caracol para oír las olas.
Pero no ocurre.
A veces me peino para estar hermosa,
en esta sociedad
donde peinarse no hace hermosa a la mujer.
Me peino para ti,
como si fuéramos a una fiesta donde íbamos a estar,
saludables los dos. Me peino para besarte,
y estar en algún amable lugar del mundo
nunca antes de encontrarte.

Vagón para fumadores

fragmento

Una carta escrita en papel rosado
y deslizada por debajo de la puerta
puede desbaratar un destino
de eso de ser diosa ni me acuerdo
a ratos besaba el perfume de la otra
en los labios de juramentos tenues
entonces se me descosía el dobladillo
y rezongaba como una búfala recalcitrante …