¿Dudando?

Y me parece que fue ayer
tal instante, tal sentir
consumiéndome el deseo
al verte, quisiera liberarme

Encadenarme y sentirme derecha
de no sostener pláticas inciertas
pero al verte quisiera entrar en tu mente

Cegar la luz de tu tormento
disfrutar de raíz y ni siquiera mirar atrás
al observarte me expiran más los poros
y arrullo intensamente el niño que llevo dentro

Cuando te veo los olivos florecen l
la cicuta me sabe a miel
y se esfuma todo el instante rebelde

La crudeza sexual viola mí espíritu
y el deseo pervertido nos separa un milímetro
y no puedo impedir
que las hormonas trabajen

Y después del encuentro
como despavorida
a encender la candela al santo
sabrá Dios sí serán demonios

Del deseo, de lo prohibido,
de la justificación, del pretexto,
de la gloria, del infierno
de la atadura, de la liberación
del querer y no poder hacerlo

Primera opción

Te espero desde hace 7 leguas
y añoro lo triste de tu mirada
concibo múltiples imágenes
haciéndole el amor a la nada

Escucho de tu voz: Tocarme
del deseo encadenante con brisa hacia el sol
por cada respiro sintonizado
siento tu lengua ensordecerme

Alborotando las ansias por un supuesto
enredarme en tu pecho
alisarte tu cabello alborotado
refugiarme en tus recuerdos

Con toda esta creación fantástica
ignoro el alrededor hostil
mas tu imagen sigue pura
y sin quitarte o añadirte .prefiero morir ¡¡¡

Hastío coloquial

Abro este tumultuoso libro
simultáneamente acontece
tranquila música
la sangre me hierve

Y vuelvo a escuchar
rumores malditos
atizando corrupción
manipulando padrones
de la próxima elección

Y arriba en discurso pleno
los buitres de los mass-media
conmueven a la gente
con historias de esas
unas amarillistas y otras color arena

Y las víboras paseándose
con taconear enfermo
de entrevistas nocturnas y de muchos arreglos
sigo esperando el último intento
para agitar esta tierra

creyendo ser amazonas
en esta podrida esfera
sonrisas a medias
un lo siento servil
y queriendo esquivar mucha, pero mucha ¡mierda!

Apuñados

Apuñados como escasos frijoles
sintiéndonos los olores
juntándonos desconocidos
sintiéndonos los alientos

Esto es a diario
cada mañana, tarde y noche
prestándonos al juego cotidiano
nadie protesta, sólo la necesidad

¡Vaya niño, mercado vas!
colaboremos señores, es de cuatro
Vaya, vaya, vale dos pesos
¡Cuidado! ahí viene la broa

Y seguimos.apuñados
más bien hacinados
en la carcoma de cada día
en el hambre palpitantes del mediodía.

Alquilo mi cuerpo

Señor, señor, me vendes emoción
antes que todo descarte el machismo
evada la lujuria
desvístame de la sumisión

Joven, joven, te vendo mis años mozos
a cambio de un poquito de emoción
sentirme elogiada un poquito
cada segundo y con tentación

Señor, señor, joven, joven
estoy barata, en oferta y promoción
no lo hago por sexo, mucho menos por compasión
sólo deseo sentirme mujer el día de hoy.

Sueño con cuchillos

Camino por un bosque de cuchillos.
Sus mangos enterrados
levantan la amenaza del acero.
Avanzo con cautela, sin saber
adónde me dirijo.

El aire borra
a mi espalda mi rastro, lo confunde.
Al eco de mis pasos
se vuelven los cuchillos hacia mí,
girasoles de sombra agazapada.

Despierto.

Abro los ojos:
el vaso en la mesilla, tu cuerpo junto al mío,
la casa en calma.

Es el amanecer.
Vuelvo a cerrar los ojos, miro adentro:

Un bosque de cuchillos me contempla.
No es el bosque del sueño.

Tiene una luz más honda
y conoce mi nombre y su penumbra.
Sus filos brotan hacia mí, el clamor
del acero:

…………………..la angustia de los días
transcurridos a ciegas por un túnel
en la lenta tortura del reloj,
el pavor de las noches
aguardando el gemido de un teléfono:
noticias de una vida
suspendida entre luz y oscuridad.

Y de pronto el silencio.
Se reflejan mis ojos en sus hojas.
Suena el teléfono:
…………………..Saltan
sobre mí.

Rostros

Dibujando el otro dia,
recuerdos de mi niñez,
pensaba en esos amigos
que en el camino dejé.
Han pasado los años
la amistad ya se apagó,
de treinta quedamos dos.
Una lágrima, un abrazo,
las arrugas en sus manos
me recuerdan que mi tiempo,
se me escapa sin pensarlo.
Vago recuerdo queda,
de aquel, mi primer amor;
de unos labios temerosos
y un capullo ya hecho flor.
En un trazo sin querer
se derramó otro color,
tono rojo amarillento,
lleno de luz y color.
¿Nuevo color en mi vida?
Y sin querer dibuje,
siluetas de otros rostros
que en mi camino encontré.
Los dibujos sonreian;
Caras llenas de amistad.
Invadido quedó el corazon de vida y felicidad.
Una lágrima corría,
descendiente por mi mejilla
para caer en mis labios,
secos por la carboncilla.
Cinco somo s los amigos,
que formamos este cuadro
Solo dos cosas os pido,
atentamente hoy mirarme,
para que al igual que yo
Nunca querais olvidarme.

Reloj

TIEMPO, SOLO TIEMPO,
PARA VIVIR FELIZ.
TIEMPO SOLO TIEMPO,
PARA ESTAR MUY JUNTO A TI.

CLICK, CLACK.
CLICK, CLACK
Y SE QUEMA EN UN SEGUNDO,
LA ILUSION Y EL SER FELIZ
CLACK, CLICK.
CLACK, CLICK.

Y AUNQUE ESTE CERCA DE TI,
SE ME HACE CORTO EL TIEMPO
Y NO PUEDO RESISTIR; ESE ODIOSO
CLICK, CLICK, CLICK.

¡PARA YA MALDITO RELOJ!
DE INDICAR QUE HAY POCO TIEMPO,
QUE TAMBIÉN EN UN MOMENTO
PUEDO DESAPARECER.

SI NO OIGO TU MOLESTO INDICADOR
SE RELAJAN MIS SENTIDOS
Y ME INVADE EL CALOR,
DE LOS TIEMPOS YA VIVIDOS.

Perdón

¿PERDÓN?
ME PIDES QUE TE PERDONE
DESPUÉS DE LO QUE ME HICISTE
LLORANDO EN AQUEL RINCÓN ME VISTE
Y NO ME INDICASTE EL CAMINO.
¿POR DÓNDE?

EN QUELLA MISMA FAROLA,
DONDE TE ENCONTRÉ,
DONDE TE CANTÉ EN LA SOMBRA,
EN AQUELLA TE BESÉ.

JUEGA MALAS PASADAS EL DESTINO,
LA FAROLA, NUESTRO PINO
¿DE VERDAD, NO NOS RECUERDAS,
OYENDO JUNTOS LAS OLAS SERENAS?

DIME QUE ERES TU,
DIME QUE ME QUIERES,
¡DILO, POR FAVOR!
AUNQUE, YO SABRÉ QUE MIENTES.

¿Y ESO?
ESE BESO SUPO AMARGO,
CUÉNTAME LA VERDAD
HAZ USO DE TU SINCERIDAD,
NO TEMAS HACERME DAÑO.

¿OTRO PERDONA?
¿PERDONA POR QUÉ?
ME PIDES QUE TE PERDONE Y NO DICES EL PORQUE.
CUÉNTAME QUE PASA AHORA Y QUE FUÉ DE NUESTRO AYER
QUE DORMIDO SE HA QUEDADO Y NO SABE SI VOLVER.

AMOR, CON TODAS MIS FUERZAS Y TODO MI CORAZÓN,
TE AMARÉ CARIÑO MIO,
AUNQUE MUERA DE DOLOR
SIN SABER SI ME AMAS TU.

Las puertas

Al fondo de mí mismo hay cuatro puertas.
Desciendo por el pozo hacia los hondos
canales que me surcan.

Pecho adentro
cruzo la oscuridad a ciegas.

Voy
palpando las paredes.

Ahora el aire
es más puro.

Vislumbro el resplandor:

la puerta del jardín de los deseos,
la puerta del instante prodigioso,
la puerta de la infancia recobrada.

Huele a ausencia de pronto un viento frío.

Siento a mi espalda un hueco impenetrable:
por las hondas rendijas de tinieblas
mana un silencio atroz.

Detengo el paso.

Mientras florezcan firmes mis deseos
y me aguarde el instante y el prodigio
y la luz en los patios de la infancia,
no cruzaré el umbral, la cuarta puerta,
no pisaré esa nada imponderable.

La isla

Tus caricias.

El mar.

Los cocoteros.
La sábana enredada entre tus piernas.
El maitre del hotel, su voz de frío:
Veinticuatro horas, ¡ya sabe!.
Supe que un día era un plazo inconcebible,
que tan sólo unas horas bastarían.
Conocí el huracán, la madreselva.
Conocí el ancho cielo interminable.
Conocí las espadas y el enigma,
la boca del dolor, la del deseo,
la súplica que anuncian los labios no besados,
qué tibio el corazón cuando se precipita.
Cuantas mujeres hay en este mundo
las conocí por ti.

En ti dormían.

Invitación al viaje

Lo más urgente es encontrar
un charco de agua clara
en donde se reflejen los rasgos del viajero.

Una vez comprobada la suma transparencia,
su textura de imagen tocada por la gracia,
conviene aproximarse con sigilo
para no despertar sospecha alguna.

Observando la orilla atentamente
es preciso poner el alma en la tarea
de vislumbrar con toda exactitud
el límite del agua, la piel en que reposa.

Se despegan entonces los bordes con cuidado
empujando hacia arriba con una mano en tierra.
Cuando el charco esté listo bastará incorporarse,
dar un tirón en seco, vertical,
para abrir la trampilla de las aguas.

Para evitar intrusos
hay que dejar caer durante el salto
con endiablada precisión
el charco en su abertura.

Nada impide al viajero
fugarse por el hueco hacia otra parte.

Despertar

Ese hombre que camina
con las manos sujetas a la espalda,
nos saluda al pasar, comprueba su reloj,
acude a su quehacer sin preguntarse
si va en su dirección y en su sentido.

No sabe que a su espalda se libra una batalla,
que su mano derecha
aferra sin piedad a la otra mano,
la retiene a su antojo por la fuerza,
prisionera, infeliz, sin voluntad.

Si un buen día la mano sometida
se niega a cooperar y en un descuido
reduce a su adversaria, se hace fuerte,
toma la iniciativa, arrebatando
el rumbo de los pasos, ya se atreve
a estrenar una vida renovada

¿qué será de ese hombre inofensivo
cuando empiece a arrojarse a la aventura,
a derrochar las suelas y el impulso,
abandonándose al azar
del encuentro feliz, recolectando
a su paso semillas y canciones?

Corazón

UN CORAZÓN QUE NUNCA HA obrita,
NO POR SABER LO QUE SE DAR .
EL VIENTO UN BUEN Soplo,
AL SOL UNA VEZ DE NIEVE,
EL FRIO UNA ALFOMBRILLA Y
LA NOCHE UN FUEGO,,, DE LUZ.
SI ME DICES QUE TU HAS obrita,
AD ELLA TU CORAZÓN .
Y QUE ELLA TE DEJADO
LLORANDO EN MEDIO DE LA CALLE .
NO llorar que ESTO NO SE GRAVE,
SE ELLA QUIEN NO TE CORAZÓN Y TU,
SOLO BUENOS SENTIMIENTOS.
UN CORAZÓN QUE ENJAMAI HA obrita,
NO SABE LO QUE SE POR EL AMOR,
EL Pedrera TODOS LOS SENTIDOS,
UN CORAZÓN QUE NUNCA HA QUERIDO.
ES UN CORAZÓN QUE NO HA SENTIDO.

Aquí

FRANGIL MIEDO ES LA AMISTAD,
QUE CON ELLA SIENTO YO.
MIEDO A QUE DIGA QUE NO,
QUE EN MI NO ENCONTRÓ EL AMOR.

AQUÍ, LLORANDO UN POETA
SANGRE DE AMOR QUE SE FUÉ,
OPORTUNIDAD PERDIDA HABIENDO OCASIÓN
CREADO POR EL MIEDO AL DOLOR ATROZ.

CONTRADICTORIAS PALABRAS REZA,
AQUEL AGOTADO ESCRITOR
QUE DE FRACASOS DE AMOR,
NO PUDO APRENDER NADA.

Y QUE AHORA SE ARREPIENTE,
SE LAMENTA DE LA AUSENCIA
DE AQUELLA ODIOSA SERPIENTE
QUE LA MANZANA OFRECIÓ.

PUES, SIN ELLA,
SIN SU AMADA
SIN HABER APRENDIDO NADA
Y DOBLADO DEL DOLOR.

QUISO VIVIR SU VIDA,
SABIENDO QUE LA JUVENTUD,
LA TENIA YA PERDIDA
PUES EL AMOR LA QUEMÓ.

ESCRIBIÓ UNA POESÍA,
CONTANDOME SU DOLOR,
QUE ERA EL MISMO TEMA
QUE REZABA UNA CANCIÓN

LLENA DE MELANCOLIA,
SENTIMIENTO DE UNA VIDA,
ARRUINADA POR FALTA DE VALOR,
ARRUINADA POR NO TENER CALOR.

PORQUE AHORA QUE SINTIÓ EL AMOR,
NO PODIA DECIRLO,
NO PODIA GRITARLO,
TODO AQUELLO FUÉ EL TEMOR

QUE LE HIZO CALLAR,
QUE AQUI LE HIZO DEJAR,
DE DECIR LO QUE SENTÍA
Y SE LE ACABÓ LA VIDA.

ES UNA LASTIMA QUE SE DEJE DE QUERER,
QUE, COMO EL AIRE QUE LLEVÓ LA HOJA,
YO NO SE, EL PORQUE,
PERO YO TAMBIÉN TE DEJARÉ DE QUERER.

Al otro lado

Te digo que esta vez lo digo en serio.
No consigo dormir, me asusta el tiempo
que tengo que pasar sin ver tu risa
liviana apoderarse de la casa.
Noche tras noche vienes y me dejas
más sólo que la luna.

Ese recuerdo
me basta para hacer un melodrama
del día que me espera, sin un beso
que llevarme a la boca.

Mi mujer
no sospecha de ti; sólo pregunta
de dónde ese aire huérfano, esa leve
sonrisa que me vuelve transparente
me llegan

y hacia dónde me conducen.
Ya no voy a fingir.

Hoy es el día.
Esta noche nos vemos para siempre.
Cruzaré en un descuido la pantalla.
Me quedaré contigo al otro lado.